¿Jugamos?

Antonio se sentía satisfecho con su vida. La compartía con una buena compañera, Paula, había conseguido tener éxito en su profesión y se sentía afortunado por tener a Pablo, su hijo de 7 años.

La felicidad, la salud y el futuro de Pablo eran lo más importante en la vida de Antonio, más incluso que la relación con su mujer.

Invertía mucho tiempo en cocinar para que Pablo creciera sano y fuerte, en trabajar para que no le faltara de nada, en su educación… pero algo fallaba en su vida y en la relación con el niño: cada tarde, al recogerle del colegio, el niño salía pletórico, pero al encontrarse con él, ponía cara de fastidio.

Antonio reflexionó mucho sobre aquello y se dio cuenta de que se ocupaba de hacer muchas cosas productivas, pero se olvidaba de disfrutar, de jugar, no solo con el niño, también él solo y con Paula.

boy-carrying-child-1320819

Así que un día decidió probar algo nuevo. Salió un poco antes del trabajo y se fue a dar un paseo por el parque, por el simple placer de hacerlo, sin aprovechar para ir a hacer la compra… Luego esperó a Pablo en la puerta de la escuela, con una bolsa de gusanitos – vale… no era la opción más sana, pero al niño le encantaban y de vez en cuando se podía hacer un exceso.

Al llegar a casa, apagó el teléfono y en contra de sus costumbres, aquel día no encendió ni el ordenador, ni la radio, ni la televisión; como estaba algo cansado, le dijo al pequeño: cariño, ¡vamos a jugar a respirar! Se tumbaron juntos en el suelo y estuvieron un rato jugando a respirar, solo respirar.

Después le dijo al peque: hoy los deberes van a ser jugar. ¿A qué quieres jugar tú ahora? Pasaron un rato jugando a las tiendas. Pablo disfrutaba de lo lindo envolviendo libros en papel de periódico y cobrando a su padre.

Paula solía volver más tarde del trabajo, así que jugaron a poner la mesa y a preparar algo sencillo para cenar.

Cuando el niño terminó de cenar, jugaron a leer un cuento y Pablo se quedó dormido manteniendo la sonrisa que, en esta ocasión, le había acompañado toda la tarde.

Después Antonio siguió jugando… a disfrutar de una copa de vino con su mujer, de leer algo divertido.

A la mañana siguiente, al despertar a Pablo, este le dijo: Papi, ¡qué ilusión cuando me vengas a buscar esta tarde al colegio! ¿Jugamos otra vez?

Aprovecho para dejarte el enlace con los talleres programados en Múnich… ¡por cierto! El sábado jugaremos a gestionar el tiempo contra el es3 😉

Anuncios

El Ocaso

He tenido la oportunidad de pasar unos días por los madriles, y quería compartir mis reflexiones. Han sido unos días tan maravillosos como difíciles.

Por una parte, he tenido la oportunidad de disfrutar del cariño de familia y amigos, de sentirles cerca y compartir ratos de risas, complicidad y apoyo mutuo. Muchísimas gracias a tod@s l@s querid@s que habéis podido sacar un ratito estos días para disfrutaros, lo agradecemos mucho porque sabemos que no siempre es fácil aparcar todo el resto de cosas que trae la vida… ¡Y sin embargo vosotros lo habéis hecho! Ha sido un gustazo y nos llevamos una sensación maravillosa, gracias por vuestro cariño. Por si esto fuera poco, he tenido la oportunidad de ver en directo el más que recomendable programa de Buenafuente: Late Motiv, que tan buenos momentos me aporta casi a diario, y que me está estimulando mucho para seguir introduciendo el humor como herramienta de desarrollo personal, ya os contaré cositas que se me han ocurrido “al respective”… 😉

Por otra parte – y es que la vida también tiene esta otra parte… – he tenido la experiencia de confrontarme con aspectos dolorosos de la vida: mi abuela tiene 95 años, es una persona maravillosa, a la que adoro. Siempre he tenido una relación muy especial y estrecha con ella. La he admirado mucho por su fortaleza y me he nutrido mucho de sus mimos, sus risas, su cariño y sus cuidados. Ha sido siempre una persona importante en mi vida y está presente en todos mis recuerdos cuando pienso en los mejores momentos y también en algunos de los peores que he vivido, en muchos casos brindándome un apoyo incondicional.

Yo siempre creí que cumplir cuantos más años mejor, era bueno; ahora que yo también voy cumpliendo años, no lo tengo tan claro. Observo que vivir dentro de un cuerpo de 95 años puede llegar a ser muy desgastante física y mentalmente. Al envejecer, además, pasamos mucho tiempo rodeados de otras personas que están igual o peor que nosotros, y las escenas con las que se convive y el ver cómo poco a poco van desapareciendo, debe de ser bastante difícil, más aún cuando eres una persona sensible, como es mi caso. Acompañar a una persona mayor, te confronta con la pérdida y también con tu propio proceso de envejecimiento, es como si la vida nos ofreciese la oportunidad de ir entrenándonos a través de las experiencias de otros… y eso hay que aprovecharlo.

20140915_215611

Así que como ya sabéis que siempre me gusta acabar compartiendo ideas que se me han ocurrido para poner en práctica, allá voy con:

  • Como ya he comentado en ocasiones anteriores, dado que lo único que nos llevamos al otro “barrio” es el cariño que hemos recibido, y lo único que nos queda de las personas desaparecidas, son también su cariño, en forma también de risas, creaciones, vivencias, etc. Pues lo único que se me ocurre es seguir insuflando dosis de cariño a la gente que queremos, mientras estén aquí. Favorecer celebraciones, cachondeos y buenos momentos varios, mientras el cuerpo aguante.
  • Disfrutar de la vida con la certeza de que tenemos fecha de caducidad. Encontrar un equilibrio entre cuidarnos un poquito y maltratar nuestro cuerpecito serrano… 😉 Comer sano, evitar algunos malos hábitos y hacer ejercicio, sí, pero sin obsesionarnos y pasarnos el día en el médico… dejando también espacio para darnos caprichos gastronómicos y otros excesos.
  • Si llego a abuela, trataré de cuidar mucho mi vista para seguir leyendo y escribiendo. Contactaré con algún jovencito voluntario para que me ayude con los avances tecnológicos. En la medida de mis posibilidades promoveré actividades dentro de la residencia: contactaré con asociaciones de animales para que nos visiten perros y gatos regularmente, organizaré encuentros con niños, charlas, reuniones para contar nuestras batallitas, monólogos de “yayos” ¡¿por qué no?!, asambleas para pedir mejoras en la residencia, intercambio de servicios entre abuelos – yo me habré ido especializando en coaching para abuelos -, juegos varios, excursiones, bailes,… para que cuando se acabe podamos decir “que nos quiten lo bailao”… 😉

Mientras esto llega, aprovecho para contarte que en Múnich, este sábado nos veremos en el taller “Me quedo o me vuelvo” y en noviembre, estaremos “Gestionando el tiempo y el estrés”. En este enlace puedes ver los detalles.

No dudes en compartir con otros a los que les pueda servir y con nosotros, tus reflexiones J ¡A por ello!


Hoy tú y mañana, yo

Para ampliar un poco el tema del mes pasado – las vacaciones vs la convivencia intensiva en pareja o familia- quiero compartir algunas reflexiones que he tenido durante unas “minivacaciones” que he disfrutado en septiembre y una herramienta que se me ha ocurrido al respecto, que ha funcionado bastante bien cuando la he puesto en práctica.

Durante estos días, me he dado cuenta de que salir de vacaciones también supone salir de la rutina. Eso, que a priori suena muy bien, también tiene sus inconvenientes. A diario, hay un “programa que seguir” que incluye reuniones de trabajo, horarios y citas, comidas, ejercicio, tareas domésticas… Cuando estamos de vacaciones, ese programa se rompe y de pronto, nos encontramos con la necesidad de tener que tomar un montón de pequeñas decisiones cada día: qué hacemos hoy, qué medio de transporte utilizamos, qué comemos, seguimos esta ruta o esta otra, cómo coordinamos lo que queremos hacer con los horarios de transporte y la previsión meteorológica, a uno le apetece hacer una cosa y a otro otra… Si a eso le sumamos que con frecuencia hay un miembro de la pareja al que le gusta llevar la iniciativa y otro… que también en algún momento quiere decidir algo… el campo de cultivo para los conflictos está servido…

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Consensuar cada una de esas decisiones, puede acabar resultando un poquito, vamos a decir… “pesado” y al fin y al cabo, ¡tampoco nos estamos jugando la vida…! ¿no? No es tan importante, las consecuencias de comer unos bocadillos en la playa o tomarnos un Kebab donde nos pille, no son tan determinantes para nada… ¿verdad? Por eso, creo que una buena opción puede ser: hoy decides tú y mañana yo. Eso significa que si yo decido mañana, también yo me ocupo de informarme, ver horarios, valorar precios, etc. Puedo pedir tu opinión si quiero, pero la decisión me corresponde a mí. Por otra parte, si yo hoy solo tengo que dejarme llevar, a lo único que me tengo que comprometer es a poner buena cara a tus decisiones, o al menos, cara neutra… 😉 Y si me apetece, te puedo ayudar a buscar alguna información, pero la responsabilidad hoy es tuya.

Si además dejamos espacios para hacer algunos planes por separado… desde mi punto de vista: ¡miel sobre hojuelas!

¿Queréis probarlo la próxima vez? Es una herramienta aplicable también a fines de semana, incluso a otros períodos de tiempo diferentes. No dudéis en compartir los resultados… seguro que son muy interesantes.

Te dejo un enlace al calendario de talleres, en el que verás que en octubre nos encontraremos aquí en Múnich para trabajar con herramientas de coaching si “te quedas en Alemania o te vuelves a tu pais”… 😉 Por otra parte, en Madrid, nos veremos con el taller de asertividad.

Y recuerda que para conseguir resultados diferentes, tenemos que HACER las cosas de otra forma y que eso nos llevará a sentirnos de manera distinta… 😉

¡A por ello! 😉


Junt@s pero no revuelt@s

Hoy quiero hablar un poco sobre la vida en pareja. Es sabido que después de las vacaciones de verano, muchas parejas se separan y por si esto fuera poco, cada vez sube más el porcentaje de estas que pone fin a su compromiso. Yo estoy viendo a mi alrededor, cómo incluso buenas parejas, aquellas que yo tenía como referente, están anunciando su separación… Empieza a ser una “rara avis” encontrar compañeros de viaje que lleven años juntos y que mantengan una buena relación.

Se podrían decir muchas cosas al respecto, pero como yo pienso que “menos es más”, me voy a centrar solo en dos: reducir la “hiperconvivencia” y potenciar el tiempo de calidad, inspirándome una vez más en textos de Borja Vilaseca.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

En la vida de cualquier persona hay una parte de rutina, y en el día a día de una pareja, lógicamente, también. Si además, por las circunstancias – hoy en día hay muchas personas en situación de desempleo, jubilación anticipada o trabajo desde casa – pasamos mucho tiempo juntos, demasiado… Estamos en una situación de hiperconvivencia y esta, unida a la rutina, puede ser un caldo de cultivo para la insatisfacción.

Hay que tener en cuenta también que tod@s, en mayor o menor medida, estamos influenciados por la idea del amor romántico que hemos recibido; según este paradigma, nuestra pareja debe esperarnos cada día con un corcel blanco, cantándonos una serenata mientras le observamos embelesados desde un maravilloso balcón, con dos copas de cava y unas ostras…;) En fin, sin llegar a este extremo, el amor romántico nos hace proyectar en nuestra pareja un nivel de expectativas que es muy difícil de satisfacer; la comparación entre estas y lo que se desprende del tiempo compartido en rutina, puede llegar a ser muy decepcionante…

Comparto con Borja Vilaseca, que en la medida de lo posible, hay que tratar de reducir al máximo el tiempo compartido en rutina, dedicando parte de este tiempo a hacer cosas por y para nosotr@s mism@s, como individuos, y también de vez en cuando con otras personas. Además, hay que programar tiempo de calidad con nuestra pareja, compartir juntos espacios para disfrutar como lo hacíamos antes de convivir. En definitiva, hacer planes con cariño en los que podamos “reenamorarnos”, hablar de otras cosas, compartir sueños, recordar lo maravillosa que es nuestra pareja, divertirnos y pasarlo bien juntos, también por qué no, de vez en cuando en compañía de otras personas.

Y recuerda que para conseguir resultados diferentes, tenemos que HACER las cosas de otra forma y que eso nos llevará a sentirnos de manera distinta… 😉

Te dejo un enlace al calendario de talleres, en el que verás que en septiembre nos veremos aquí en Múnich para trabajar la alta sensibilidad que algun@s presentamos, y que nos hace ser maravillos@s a la par que creativ@s, al mismo tiempo que sufrimos un poquito más intensamente que los demás… 😉

¡A por ello! 😉


Todo está bien así

Hoy es mi 49 cumpleaños y me siento renovada 🙂

Me siento reconciliada con la vida. Esta noche me he enamorado de mí: he tomado conciencia de que todo está bien como está, de que soy estupenda. Me he reconciliado con mis errores, mi alta sensibilidad, menopausia, tristeza, nerviosismo, insomnio, mal humor, con lo difícil que es a veces estar a mi lado y en mi misma persona.

Acepto mi proceso de superación personal tal cual es, con sus subidas y bajadas, con sus aciertos y errores. Me perdono por los últimos y en este momento dejo de esperar tanto de mí y acepto que estoy muy bien como estoy y me quiero así, con todos y cada uno de mis defectos.

Me siento agradecida con todas las personas que forman o han formado parte de mi vida hasta ahora. Os pido disculpas por los muchos errores que he podido cometer y os aseguro que si seguís a mi lado, tendréis ocasión de comprobar que voy a seguir cometiendo espero que muchos, si tengo el regalo añadido de vivir una vida larga.

Ya no aspiro a ser perfecta, rebajo mis aspiraciones a un nivel más humilde: ahora solo aspiro a ser una persona humana, que se levanta cada día y afronta su vida, con mayor o menor acierto, con emociones más positivas unas veces y otras no tanto, pero con mucha ACEPTACIÓN, siempre aprendiendo, siempre consciente y siempre responsable de mí misma y de las consecuencias que tiene lo que yo hago.

Ya no aspiro a cambiar a nadie más que a mí misma, ya no voy a asumir la responsabilidad por otros, ahora respeto que cada uno es responsable de sí mismo y yo no soy quién para decir a nadie qué tiene que hacer o cómo tiene que vivir, ahora respeto el recorrido y el espacio personal que solo cada uno puede recorrer, a su ritmo y en su momento.

Acepto también las reacciones y errores de los demás a mi alrededor, como parte de su propio proceso de superación, así como las muchas pequeñas y grandes tragedias que la vida seguirá trayendo sin que yo pueda hacer nada por evitar.

Seguiré poniendo el foco de atención en lo que yo puedo hacer por mí y para influir en mi entorno, con humor y amor, con mesura y humildad, siendo consciente de que mi ámbito de influencia es finito.

Me dispongo también con ilusión a poner mi atención en disfrutar lo más posible de cada regalo que me trae la vida cada amanecer. Me preparo para disfrutar de mi vida en solitario pero también de la conexión con mis compañeros de viaje alrededor, favoreciendo el ciclo de dar y recibir, dejando que sea la vida la que mida ambas acciones.

Doy gracias a “mi amigo” por todas y cada una de las personas y vivencias que ha habido en mi vida: por mis abuelos, mi padre, mi madre, mis hermanos, tíos, primos, sobrinos… Por mi marido, mis mascotas… Por mis amigos, mis compañeros, todas y cada una de las personas que confían en mi trabajo… Todos aportáis o habéis aportado una enseñanza a mi vida.

Doy gracias a la vida por lo afortunada que soy, por haber nacido en el seno de una familia como la mía, en una preciosa ciudad como Madrid, por vivir en un pequeño paraíso como es Múnich, por tener un trabajo MA-RA-VI-LLO-SO, por haber tenido la oportunidad de afrontar y superar unas cuantas dificultades, y crecer con cada una de ellas.

Sí, todo está bien así 🙂

IMG_20180505_205600


Imítale

Hoy quiero compartir una herramienta que a veces utilizamos en coaching y que realmente viene de la programación neurolingüística – la famosa PNL -: la imitación.

Puede ser una herramienta muy poderosa cuando queremos empezar a entrenarnos en hacer las cosas de una forma diferente. Por ejemplo, imagínate que tienes un carácter explosivo, y que de vez en cuando (o digamos, con más frecuencia de la que te gustaría…) te muestras agresiv@, levantas el tono de voz, das golpes a objetos, haces comentarios irónicos hirientes, chillas, y/o experimentas tensión en tu cuerpo mientras frunces el ceño y cruzas fuertemente los brazos.

Hay un montón de cosas que podemos hacer cuando nos identificamos con esta forma de actuar: podemos desarrollar nuestra capacidad para comunicarnos asertivamente, trabajar en mejorar nuestra gestión emocional y/o hacernos más conscientes de los pensamientos y creencias que tenemos, para cultivar otros más adaptativos, por poner otros ejemplos; pero además, podemos empezar a imitar a otras personas que puedan ser un referente para nosotros, por su forma de comportarse opuesta a la que acabo de describir en el ejemplo.

Para mí una referencia para este caso sería por ejemplo María Escario. He puesto este ejemplo por ser una persona a la que muchos conocemos, pero cuando hagas el ejercicio, puedes pensar también en personas a las que tú conozcas: un profesor, una amiga, un compañero, alguien de tu familia… Si es alguien a quien admires un poquito, todavía mejor ;), pero no es necesario.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Empieza fijándote en cómo se comporta esa persona: cómo se mueve, cómo habla, cómo mira, qué gestos hace. En el ejemplo, María tiene un comportamiento afable: sonríe, tiene un tono de voz agradable pero firme (lo que en asertividad definimos como neutro), realiza gestos suaves, mantiene un contacto visual activo pero no inquisitivo, se regala en descripciones, tiene facilidad a la hora de argumentar, explicar…

El siguiente paso es empezar a imitarla. Te puede ayudar hacerlo, al comienzo, en situaciones en las que estés más relajad@, con gente de confianza con la que te sientas a gusto. Poco a poco, empieza a evocar a tu “María Escario” en momentos más difíciles para ti… Ante la próxima pataleta de tu hij@ o el próximo comentario desafortunado de tu compañero… Piensa ¿cómo reaccionaría ella ante esta situación? ¿Cómo estaría sentada? ¿Cómo hablaría? ¿Cómo explicaría lo que yo tengo en la cabeza ahora mismo? … y trata de imitarla.

Como siempre… lo más importante de este recurso es que lo utilices… 😉 Que lo apuntes en algún sitio que repases frecuentemente y lo pongas en práctica. Cuanto más ensayes, más cultivarás esa nueva faceta en ti. Al fin y al cabo, los seres humanos somos tan ricos en nuestro interior, que no merece la pena quedarnos identificados fijamente con un solo registro… ¿no te parece?

Te dejo un video de María Escario para que puedas observar su comportamiento y aprovecho para decirte que en julio trabajaremos precisamente con la asertividad, en el taller que está programado para el día de San Fermín… 😉 Te dejo también un enlace al calendario con todos los talleres y eventos previstos, ¡nos vemos!


¡Qué alegría!

Hola,

Este mes quiero empezar con un agradecimiento y con una confesión. Con la nueva ley de protección de datos, había que pedir consentimiento explícito a los receptores de este tipo de envíos informativos… y confieso que se me pasó por la cabeza la posibilidad de recibir 3 mails…: el de mi madre, el de mi marido y el de alguna amiga generosa… La realidad es que ni mi madre ni mi marido han contestado… – no sé cómo tomármelo… 😉 – amigas generosas ha habido muchas y el resto han configurado una cifra de amig@s, familiares, compañer@s, clientes, exclientes y demás, que por el momento supera ampliamente las 3 cifras… ¡y sigue creciendo!

Así que ahora sí que sí… UN MILLÓN DE MILLONES DE GRACIAS 🙂 Me ha hecho muchísima ilusión todo el trabajo que me habéis dado, todos y cada uno de los mails que me habéis enviado, tanto los cortos, como los largos, en los que me habéis contado cosas vuestras y me habéis dado un feedback muy positivo sobre lo que os aporta mi trabajo. Con vuestro apoyo y cariño me habéis ayudado a cargar aún más las pilas y a renovar la responsabilidad de devolveros material de calidad, porque vosotros os lo merecéis y para mí es un honor constatar que os tengo al otro lado.

Así que este mes seguimos con más reflexiones y propuestas para vivir cada vez de una forma más consciente y menos reactiva.

Y recuerda que para conseguir resultados diferentes, tenemos que HACER las cosas de otra forma y que eso nos llevará a sentirnos de manera distinta… 😉

¡A por ello! 😉

Aquí tienes el enlace al calendario, con los talleres programados. Este próximo sábado por cierto, nos veremos en la 1ª edición de VIVIR EN PAREJA, así que si estás en Múnich, hablas castellano y quieres hacer algo para estar más a gusto en tu relación, todavía quedan algunas plazas. Bis bald! 😉

mani


Comunicarte desde tu corazón

¡Hola!

En esta ocasión la Dr. Irmela Neu comparte con nosotros una interesante información. Espero que os guste:

“¿Quieres comunicarte desde tu corazón y con fuerza? Estar en armonía contigo mismo? Si la energía en nuestros centros energéticos fluye, nos sentimos bien. Por eso, la combinación entre ejercicios físicos y mentales es tan poderosa – como pueden experimentar en mis seminarios en München el 26 y 27 de mayo y el 01 y 02 de junio. No es la misma serie de ejercicios. La primera en mayo es más suave, nutriendo directamente el corazón, la segunda en junio fortalece nuestra firmeza y fuerza interior – lo que nos hace mucho bien especialmente a las mujeres. ¡Bienvenidas y bienvenidos al seminario que más te convenga.”

Encontráis más información en estos enlaces: Quan Dao Mai Quan Dao Juni

Te dejo a continuación un enlace con información sobre el próximo taller: VIVIR EN PAREJA – para todos aquellos que quieran transformar su relación de pareja en una plataforma de lanzamiento personal y profesional para sus miembros -, el PSDP: Programa semestral de desarrollo personal que empieza en junio y el calendario completo  ¡Nos vemos!


Brillo y cooperación

Érase una vez un conjunto armonioso de ingredientes que componían un menú delicioso, sano y equilibrado. Cada uno de ellos, tenía sus características: el huevo era suave y delicado, el ajo aportaba un ligero tono picante, la patata una textura que se deshacía en la boca y así, cada uno de los ingredientes aportaba su valor al menú. Entre ellos había verdadera cooperación, se realzaban los unos a los otros y valoraban cada una de sus únicas y genuinas aportaciones. Nadie era considerado superior, y tampoco nadie se sentía inferior al resto de compañeros de menú. El amor reinaba entre ellos cuando se mezclaban con regocijo en la elaboración de cada uno de los excepcionales platos que componían este menú tan sabroso. Los jueces de Masterchef, destinatarios de estas delicias, gozaban de una salud increíble: su sistema inmunitario era una máquina, sus hormonas funcionaban como un reloj y en su mente solo había pensamientos de felicidad y agradecimiento por este regalo diario.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Habitualmente, este ritmo se desarrollaba de forma natural, hasta que un día, unas fuerzas desconocidas llegaron para trastocar la armonía de cada una de las elaboraciones. De repente, unos alimentos empezaron a ser más considerados que otros por algo que llamaron su valor económico. Otros empezaron a ser conservados en frío porque tenían una caducidad inferior, mientras que algunos empezaron a destacar por su alto contenido en vitaminas y nutrientes.

Este nuevo orden de cosas, pronto afectó a la relación que existía entre los ingredientes. El huevo fue rápidamente acusado por la sal por su capacidad de subir el colesterol, mientras esta empezó a ser criticada por subir la tensión al ser ingerida. La armonía que tenían todos y cada uno de estos ingredientes, pronto desapareció y el amor que sentían los unos por los otros, dejó paso a la envidia, el egoísmo y el odio.

Las patatas declararon la guerra a las cebollas y uno a uno, todos los ingredientes empezaron a dirigirse al “tribunal del menú” para interponer demandas y contrademandas a alguno de sus otrora queridos compañeros… Los contenciosos pasaban después al tribunal superior de justicia “menuística” y aquello era un no parar de juicios y rejuicios. Los efectos de los conflictos entre los ingredientes no se hicieron esperar en los jueces de Masterchef: Pepe empezó a sufrir hipercolesterolemia, Samantha tuvo que tomar probióticos para mejorar su flora intestinal y Jordi, el más perjudicado, se sintió presa de la ansiedad y la depresión.

Ante la amenaza de que el menú que componían fuera rechazado por los jueces, y estos estuvieran a punto de dirigirse al equipo de Xevi Verdaguer para que diseñara otro a medida de sus nuevas necesidades… los ingredientes no tuvieron más remedio que reunirse y tomar cartas en el asunto.

La cosa empezó mal, durante horas estuvieron recriminándose los unos a los otros con reproches y agravios, pero finalmente, ante la amenaza que se ceñía sobre sus cabezas, decidieron bajar el tono y empezar a hacer lo que siempre habían hecho: cooperar. Los gritos se tornaron en palabras de respeto, el rechazo en escucha y la envidia en admiración. Unos a otros empezaron otra vez a valorarse, a destacar sus excepcionales cualidades, a analizar nuevas formas de combinarse para que cada uno brillara, para que se potenciaran mutuamente sus sabores y para que el resultado final fuese un menú aún mejor que el que componían anteriormente. Se dieron cuenta de que habían necesitado esa crisis para valorar lo que tenían juntos y salir reforzados ofreciendo al mundo una armonía aún más singular.

Con esta lección aprendida, siguieron siempre unidos bajo el lema “brillando todos, potenciando a todos, por un bien común cada vez mejor”, y colorín colorado, este cuento se habrá acabado, cuando tú también estés brillando… potenciando… por un bien común cada vez mejor… allá donde sea que te encuentres como ingrediente… 😉

Te dejo a continuación un enlace con información sobre el próximo taller: VIVIR EN PAREJA – para todos aquellos que quieran transformar su relación de pareja en una plataforma de lanzamiento personal y profesional para sus miembros -, el PSDP: Programa semestral de desarrollo personal que empieza en junio y el calendario completo  ¡Nos vemos!


¿PSDP?

Me lo habían pedido algunos de los asistentes a los talleres que cada mes organizo en Múnich; me decían que por qué no organizaba un proyecto que tuviese más continuidad. En aquel momento no podía ocuparme de gestionarlo, pero le estuve dando una vuelta y algún tiempo después pensé que podía ser una buena idea poner en marcha un programa que tuviese un recorrido más largo y que se pudiese completar con sesiones individuales y talleres grupales, a precios especiales.

Así nació el primer PSDP: es un programa semestral de desarrollo personal, presencial, en Múnich y en castellano. En él trabajaremos con herramientas de psicología y coaching: inteligencia emocional, asertividad, autoestima, estrés, PAS… Aplicadas al trabajo, la familia, la pareja, los entornos biculturales…

Tendremos sesiones grupales mensuales de 18:30 a 20:00 h, los siguientes días:

  • Lunes 18.junio.2018
  • Miercoles 18.julio.2018
  • Miercoles 19.septiembre.2018
  • Lunes 29.octubre.2018
  • Miercoles 21.noviembre.2018
  • Lunes 3.diciembre.2018

Nos veremos en el Münchner Frauemforum, en la Rumfordstr. 25. ISARTOR

Precios:

– BÁSICO: Incluye la asistencia a 6 sesiones grupales de 90′ con periodicidad mensual: 30 € al mes ó 170 € al inicio del programa.
– PREMIUM GRUPAL: Incluye la asistencia a 6 sesiones grupales de 90′ con periodicidad mensual + 2 Talleres Grupales (ver calendario 2018): 245 €
– PREMIUM INDIVIDUAL: Incluye la asistencia a 6 sesiones grupales de 90′ con periodicidad mensual + 2 sesiones individuales de 45′: 310 €

– PREMIUM PLUS: Incluye la asistencia a 6 sesiones grupales de 90′ con periodicidad mensual + 2 Talleres Grupales (ver calendario 2018) + 2 sesiones individuales de 45′: 385 €

Las personas interesadas en acceder a una plaza, deberán reservar la suya antes del 15 de mayo de 2018. Tened en cuenta que quedan poquitas, pues el número máximo no excederá las 10 personas y ya hay reservas hechas.

El requisito más importante para participar en este programa es el COMPROMISO: de participación, de permanencia, de confidencialidad y por supuesto, con un@ mism@ 😉

Las personas que quieran más información, podrán dirigirse:

Por Mail a: Lolahernandez.coaching@gmail.com

Hy/WhatsApp: 0160 91 804 684

Y recuerda que para conseguir resultados diferentes, tenemos que HACER las cosas de otra forma y que eso nos llevará a sentirnos de manera distinta… 😉

¡A por ello! 😉

PSDP

En este enlace podrás acceder a la programación de talleres en Múnich (el próximo… ¡¡AUTOCOACHING!!) y los madriles… 😉 https://lolahernandezcoaching.wordpress.com/calendario/