¿Definiendo objetivos para 2018?

Puedes empezar definiendo 5 ó 7 áreas que sean importantes para ti, por ejemplo: salud, trabajo, tiempo libre, familia, tu desarrollo personal, etc. Después, párate a escribir qué cosas estás HACIENDO ya en cada una de esas áreas.

A continuación, define un objetivo que no hayas conseguido todavía para cada una de ellas (o no suficientemente).

Posteriormente, empieza a pensar en tareas concretas que puedes HACER para conseguir cada uno de esos objetivos. Por ejemplo: Area: salud, Objetivo: reducir el colesterol, Tarea: salir a correr los martes y los jueves.

Para terminar… coge tu agenda… anótalo, y cuando llegue el momento: ¡¡HAZLO!! 🙂

Y recuerda que para conseguir resultados diferentes, tenemos que HACER cosas diferentes y que eso nos llevará a sentirnos de forma distinta…

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Te dejo a continuación información sobre los talleres de febrero en Múnich: Dado el elevado interés que ha despertado “El miedo es mi amigo” (la convocatoria de enero ya está llena… ¡gracias por ello!) haremos una segunda convocatoria el 10.febrero. Aquí tienes más información:

Folleto miedo MUC

Tal y como estaba previsto, haremos el taller de Inteligencia Emocional el día 24 de febrero. Aquí te dejo la información:

Taller Inteligencia Emocional

… y la programación de este año. ¡Ah! y no dudes en compartir este texto con aquellas personas en las que hayas pensado mientras lo leías… 😉 ¡seguro que les viene bien también!

Folleto talleres MUC

Anuncios

Despedida

Recientemente ha fallecido alguien muy querido. Siempre que ocurre esto, una tiene tiempo para sentir y para pensar. Para recordar el tiempo compartido con esa persona y sentir las emociones que quedaron pendientes.

Ocurre que no siempre la despedida es como esperamos o como nos hubiese gustado, a veces no hay tiempo y por muy esperada que fuera, la muerte siempre nos sorprende. A mí me ayuda pensar que lo importante no es cómo nos despedimos (o cómo no nos despedimos) sino las experiencias que vivimos juntos y las sensaciones que las acompañaron.

Si tienes la sensación de no haber expresado algo a la persona perdida, tal vez una vivencia que para ti era importante, te propongo un ejercicio: busca un momento de tranquilidad a ser posible en un lugar bonito – tal vez un sitio especial para vosotr@s -, coge papel y boli y escríbele una carta. Explícale eso que tienes pendiente, cuéntale cómo te has sentido y tómate tiempo para despedirte como te hubiera gustado hacerlo. No te sorprendas si las emociones te acompañan durante ese proceso, es una muy buena señal… déjalas salir.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Cuando termines, dobla la carta y si puedes en ese momento –  o cuando las circunstancias “logísticas” te lo permitan – quémala, mientras te despides con agradecimiento y amor de tu ser querido. Después puedes hacer algo especial con las cenizas de la carta: enterrarlas en una maceta o en otro sitio, incluso esparcirlas por un lugar al que quieras ir para recordar a esa persona. Y por último… déjale marchar, esta etapa ha terminado para l@s dos y ahora tiene que seguir su camino y tú el tuyo… Sólo piensa en el amor que se lleva y en el amor que deja… al fin y al cabo, lo único que nos queda siempre es el amor…

 

 

Te dejo también información con el taller de este próximo sábado 16, en Múnich: Gestión del tiempo contra el es3, y el calendario del año que viene… ¡ah! Y FELIZ NAVIDAD… 😉 :

Anuncio GT sin E3

Folleto talleres MUC


Regalos del universo

Borja Vilaseca lo explica muy bien: la vida es una sucesión de experiencias que necesitamos vivir para aprender. De esta forma, todo lo que vivimos trae una enseñanza para cada uno de nosotros. En ocasiones – ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra…. (2… ó 117 diría yo… jajajaja) – necesitamos encontrarnos varias veces con la misma situación para extraer el aprendizaje que esta trae.

Yo personalmente, pasé buena parte de mi vida encontrándome gente que se comportaba de forma borde, que me hablaba mal, que me trataba mal y durante mucho tiempo, en el trabajo, en mi vida social, personal, me encontraba de forma recurrente con personas que reaccionaban de esta forma desagradable. Cuando esto ocurría, como buena PAS (persona altamente sensible) me sentía muy afectada, alterada e incluso bloqueada y ni de lejos era capaz de expresar “asertivamente” mi opinión o mis emociones: o no expresaba nada (si no tenía confianza con esa persona) o soltaba un exabrupto lo más malsonante posible que se me pudiera ocurrir en ese momento (cuando sí había confianza…).

Durante mucho tiempo pensé que el problema era mío, que yo debía estar haciendo algo equivocado para provocar esta reacción, que era mi culpa. Enseguida apareció el victimismo… “pobrecita de mí, con lo maja que yo soy y lo mal que me trata este personaje…, ¿por qué me tiene que tratar a mi así de mal? ¿Qué he hecho yo para merecer esto?”.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Poco a poco empecé a recorrer la senda del desarrollo personal: empecé a leer, a investigar, estudié psicología, hice cursos, me formé como coach, hablé con profesionales, con personas que tenían más experiencia de la vida y con el transcurrir de los años, aprendí muchas cosas: que yo era PAS, que podía desarrollar habilidades sociales como la asertividad para poner límites a los comportamientos agresivos de las personas, para aprender a expresar mis opiniones y mis emociones de forma adecuada, que podía trabajar la tendencia a tomarme las cosas de forma personal, que yo tengo un nivel de empatía muy superior a la media y por tanto para mí es fácil darme cuenta de cosas que otros no “ven”, etc. etc. …

Para poder transformar estos conocimientos en sabiduría – saber hacer se aprende HACIENDO… – empecé a entrenarme pasito a pasito con todas estas herramientas y ahí sigo; no todos los días son igual de fáciles, pero empiezo a sentir que, en mi camino de autoconocimiento, voy pasando de “nivel: no sé por dónde me viene el aire” a “nivel: asertividad avanzada” jajajaja.

Por cierto, cada vez me encuentro con menos comportamientos bordes ajenos… ¡curioso! ¿No?

Te dejo a continuación información sobre el taller de la semana que viene en Múnich: “Contra el estrés: gestión del tiempo” y la programación del año que viene. ¡Ah! y no dudes en compartir este post con aquellas personas en las que hayas pensado mientras lo leías… 😉 ¡seguro que les viene bien también!

Anuncio GT sin E3

Folleto talleres MUC


¡A tu ritmo!

Preparando los talleres de noviembre para personas altamente sensibles (PAS), vuelvo a tomar conciencia de lo importante que es para nosotros estar muy en contacto con nuestro interior, con nuestro organismo, con nuestras necesidades físicas y velar por mantener nuestro propio ritmo.

Si te fijas, en general, vivimos una vida de “locos”, estamos hiperestimulados, pretendemos estar 8 horas (¡mínimo!) sentados frente al ordenador, al mismo tiempo que estamos 24 horas conectados a todo tipo de terminales electrónicos, queremos ejercer como padres, ir al gimnasio, comprar, cocinar, cuidar nuestras amistades… No sé vosotros, pero yo cuando leo esto empiezo a hiperventilar… 😉

Este ritmo no es natural para nuestro organismo, solo hace falta mirar a nuestro alrededor para ver los niveles de estrés que respiran quienes nos rodean. Para los PAS, este ritmo es especialmente pernicioso.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

La buena noticia es que hoy más que nunca, precisamente esas nuevas tecnologías que tanto nos estresan hacen también que gocemos de una flexibilidad y una libertad antes impensable, siempre que las utilicemos bien. Ha llegado el momento de dejar de seguir ritmos externos irracionales e innecesarios y empezar a mirar hacia dentro, sustituirlos poco a poco por ritmos más sostenibles y naturales. ¿Por dónde podemos empezar? Hay un montón de cosas que podemos hacer, una buena por la que podríamos empezar sería simplemente pararnos cada hora unos minutos a respirar, sí, así de fácil, RESPIRAR, SOLO RESPIRAR, sin teléfono… ni televisión, ni papeles, SOLO RESPIRAR.

¿Qué tal si empezamos a probarlo? Con la llegada de un nuevo mes, podemos empezar a cultivar un nuevo y beneficioso hábito… ¡es tan fácil!

Disfruta y me cuentas qué tal te va. Que tengas un noviembre BIEN VENTILADO 😉

Te dejo info con los próximos talleres que haremos en noviembre, en castellano, sobre el tema PAS; tal vez quieras compartirlos con tus amig@s encantadoramente sensibles en Múnich 😉 ¡les vendrá bien! Tal vez aún no sepan que lo son…

Folleto

Te dejo también la programación de talleres en Múnich.

Folleto talleres MUC

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


3º Cuento: Casiopea

Érase una vez una joven aprendiz de la vida, de nombre Casiopea, que siempre supo que había nacido con un gran potencial.

Casiopea sentía que tenía una misión, no sabía muy bien cual, pero creía que cada día vivido era un regalo y debía ser aprovechado.

Se sentía muy motivada por aprender a vivir y al mismo tiempo, como su empatía no conocía límites, sentía el deseo de compartir lo que iba aprendiendo y aportar a otros.

Con ese deseo de aprender y aportar, pasaba el día leyendo, y leyendo y leyendo sobre psicología, coaching, ecología, política… y compartía parte de lo que leía en sus redes sociales.

Pasó el tiempo y aunque Casiopea leía, leía y leía, sentía que no avanzaba en su aprendizaje sobre la vida. Así que se fue a dar un paseo,  – a Casiopea le ayudaba pasear, a pensar – y con el movimiento, empezaron a venir nuevas ideas. Se dijo: – ¿tal vez leer y escribir no sea suficiente? ¿Qué más tendría que HACER para aprender a vivir?

Así decidió que había llegado el momento de salir de su cueva y conocer cómo habían aprendido a vivir otras personas. Buscó personas que le inspiraban, investigó sus vidas, sus proyectos, se entrevistó con ellas, las observó… y un buen día se encontró con la clave.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Una de las personas a las que investigó marcó la diferencia: la ACCIÓN Bávara. La ACCIÓN Bávara era una mujer de mediana edad, leía lo justo para estar informada de las cosas que pasaban en nuestro mundo globalizado, tenía una presencia limitada en redes sociales y no hablaba demasiado. Si algo caracterizaba a la ACCIÓN Bávara era que HACÍA cosas con sentido.

Aprovechaba el tiempo que tenía y lo dedicaba a HACER cosas que eran importantes para ella: yoga, dormir, proyectos solidarios, proyectos profesionales, disfrutar de la gastronomía, de los animales, dar y recibir amor, reírse mucho, cocinar, escribir, compartir su vida con otr@s, comunicarse directamente con sus querid@s…

A la ACCIÓN Bávara le importaba poco lo que otras personas dijeran sobre su vida, lo suyo era la comunicación directa y respetuosa, si quería saber algo, lo preguntaba y no esperaba a que le adivinaran el pensamiento, si quería algo, lo pedía.

Tenía mucha confianza en ella misma porque se había acostumbrado a buscar todo dentro de ella; ya no se relacionaba con los demás desde el apego o desde la carencia, sino desde la plenitud y la abundancia. Había aprendido a fijarse con agradecimiento en todo lo mucho que tenía: unas piernas fuertes, una sonrisa cariñosa, una casa soleada y unos buenos compañeros de viajes, y se había entrenado en enfocarse en eso cuando las cosas no iban bien.

Lo que más llamó la atención de Casiopea, es que la ACCIÓN Bávara contagiaba a los demás con su ejemplo, con lo que HACÍA, no con lo que decía…

Casiopea empezó a imitar a la ACCIÓN Bávara y su vida cambió. Poco a poco dejó de hacer cosas que no quería, decir cosas que no sentía, pasar tiempo con personas con las que no construía nada y en sitios que no le inspiraban.

Empezó a relacionarse más con el corazón y menos con la cabeza y a HACER las cosas que realmente le nacía HACER.

Con el tiempo desarrolló una vida coherente y encontró su anhelada misión, tanto tiempo buscada en el sitio equivocado. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado… 🙂

Más abajo te dejo info con el próximo taller que haremos este sábado sobre asertividad y también la programación de talleres en Múnich. 🙂

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.

Folleto talleres MUCFolleto


¿Me quedo o me vuelvo?

Después de 7 años en Múnich y de haberme encontrado con cada vez más clientes y gente en general, que duda entre quedarse en Alemania o volver a España, me ha parecido que ya era hora de escribir algo al respecto.

Obviamente no tengo una respuesta para esta pregunta, cada caso es diferente, así que ofreceré simplemente mis reflexiones: un análisis de factores que yo creo que convendría pararse a valorar antes de tomar esta decisión y mi caso personal, al final.

Vivir en Alemania presenta desafíos indudables:

–          El idioma: todo el mundo que me he encontrado, da igual que llevase un porrón de años aquí y hablase alemán a nivel bilingüe – y como me decían el otro día en el Ayuntamiento de Múnich, mejor que muchos alemanes… 😉 -, o afrontara su vida en Alemania con un modesto B2…, expresa las dificultades que tiene a la hora de trabajar, discutir y/o hacer trámites en alemán… y la inseguridad que eso les genera, que en muchos casos, y en buena parte del proceso de adaptación que vivimos, repercute en nuestra autoestima.

–          La distancia con l@s querid@s de allí: ¿qué os voy a contar? Hay un proceso de duelo que vivimos tanto nosotros como ellos… Y si bien el tiempo todo lo pone en su sitio, inevitablemente es una fuente de conflictos, que generan dolor.

–          La cultura: igual que no todos los españoles son iguales, no todos los alemanes lo son, pero la forma de vida, de comer, de comunicarse… es diferente a la nuestra. Tiene ventajas e inconvenientes, como la nuestra las tiene, sí, y requiere un ejercicio de adaptación por nuestra parte, indudablemente.

–          El clima: si bien los estragos del cambio climático están generando inviernos mucho más suaves que los de antaño, aunque ahora haga menos frío, en general aquí vemos menos el sol que en nuestra querida Spanien y eso también requiere de imaginación por nuestra parte para disfrutar del tiempo libre de otra forma. Yo antes no sabía casi hacer bizcocho… y ahora me he convertido en una virguera de la repostería… ja ajajajaja

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Alemania también ofrece ventajas innegables:

–          Oportunidades profesionales: Sabemos que aquí también hay mucho empleo precario, pero al menos la abundancia de ofertas de empleo en el mercado laboral – no en todas las regiones, pero bueno, en Bayern y en Baden Baden sí… – siempre nos ofrece más opciones de encontrar oportunidades profesionales sostenibles. Por otra parte, el hecho de vivir aquí, nos brinda la oportunidad de reinventarnos y generar opciones que antes nunca se nos hubiesen pasado por la cabeza, y eso está muy bien, pienso yo… 🙂

–          Bienestar social: no “atan los perros con longaniza”…, pero hombre, en Alemania hay unas coberturas sociales – espero que por mucho tiempo –  que distan mucho por desgracia de las españolas.

–          Naturaleza y calidad de vida: si te gusta el verde, la bici, los lagos… ¡esto es un auténtico paraíso!

–          Una nueva vida: aquí tenemos la oportunidad de desarrollar actividades nuevas, hábitos diferentes, reinventarnos personalmente y conocer a gente que nunca habríamos conocido si siguiésemos en España.

Desde mi punto de vista, para tomar una decisión como esta, hay que tener en cuenta cuatro cosas más:

–          En primer lugar, creo que es bueno tener la sensación de haber hecho todo lo que uno venía a hacer aquí antes de plantearse volver. ¿He aprovechado buena parte de las oportunidades que me ofrece este país? ¿He hecho la mayoría de las cosas que me hubiera gustado hacer aquí?

–          En segundo lugar, puede ser conveniente tomar esta decisión sin tener la sensación de que uno está huyendo de algo a lo que no se quiere enfrentar.

–          En tercer lugar, puede ser bueno hacer el ejercicio de visualizar ¿cómo sería mi vida si yo ahora volviese a España? Y después, compararlo con tu vida actual en Alemania. ¿Cuál es el resultado de esa comparación?

–          Por último, ¿con quién te trasladarías? No es lo mismo hacerlo sol@, que con hij@s, pareja… que en algunos casos además son alemanes. ¿Qué opinión tienen ell@s? ¿Qué edades? ¿Hablan castellano? ¿Con qué fluidez? ¿Qué posibilidades de adaptación tendrían en las Españas? ¿Y profesionales?

Tal vez darse la oportunidad de pasar unas “vacaciones” largas en España para sentir cómo sería volver, nos termine de dar luz. Personalmente, a principios de año tuve la oportunidad de pasar una temporada larga en mi querido Madrid y me sentí mucho más a gusto de lo que a priori pensaba que me iba a sentir, después de tanto tiempo “alemanizada”. ¿Eso significa que volvería del tirón? “Jaaaain”… Por una parte me encantaría, y por otra tengo la sensación de que aún me quedan muchas cosas que hacer por aquí. ¿Me jubilaré en España? Eso ¡seguro! 🙂 Y mientras seguiré poniendo los medios para pasar cada vez más tiempo en España, sin irme de Alemania, ¡por el momento!

Espero que te sirva amig@ y si quieres comentar tu caso, no dudes en escribir a lolahernandez.coaching@gmail.com

Te dejo también información con los próximos talleres organizados en Múnich, ¡por cierto! Debido al éxito de acogida del taller de asertividad del día 14 de octubre, habrá una 2ª convocatoria el 28 del mismo mes. Todavía quedan plazas si quieres aprovechar…

Anuncio GT sin E3

Folleto talleres MUC


2º Cuento: Arturo

Érase una vez un joven adolescente que vivía acompañado de sus padres, su abuelo Arturo y sus hermanos pequeños. Era muy popular entre los suyos porque solía estar de muy buen humor.

Arturo aprendió de su abuelo Arturo, lo importante que era luchar por lo que quería y ante las dificultades que le presentara la vida, poner su foco de atención en las cosas que él podía hacer para salir airoso. Una vez su padre le dijo:

– Arturo, si sacas buenas notas este año, te vamos a regalar esa bici que tanto te gusta.

Arturo no se lo pensó dos veces. Cogió su agenda, planificó cuanto tiempo tenía que dedicar cada semana a estudiar y cuando llegó el momento, se puso sin dudar a HACER la tarea para terminarla lo antes posible y que le quedara tiempo para soñar con su ansiada bicicleta.

En otra ocasión, se sintió enfermo y el médico le dijo:

– Arturo, estás estudiando demasiado, tienes que cuidarte y descansar más.

Cuando salió de la consulta, Arturo se fue a dar un paseo para reflexionar sobre lo que le había dicho el médico. No sabía muy bien cómo iba a cuidarse más porque los estudios, y la vida activa que llevaba con sus amigos, su abuelo Arturo y sus hermanos pequeños, le dejaban ciertamente poco tiempo para cuidarse y descansar. Aun así, mantuvo la calma y pensó: ¿qué puedo hacer para cuidarme más? Se dio cuenta de que podía hacer muchas cosas: podía comerse todas las verduras que le ponía su padre para comer, iría sin falta dos días a la semana al polideportivo y se iría sin excepción a las 23:00 h a dormir. Decidió que esas serían sus primeras medidas, que las probaría y si, pasado un mes, no se sentía mejor, incluiría más ACCIONES para cuidar su salud.

Nuevo Presentación de Microsoft PowerPoint

Pasó el tiempo, Arturo siguió activo y satisfecho con su vida, estudiaba, descansaba… y un buen día su abuelo Arturo murió. Este suceso fue un shock para él, no se había parado a pensar que algo así pudiese llegar a pasar, no estaba preparado para ello. Arturo pasó unos días muy triste, no tenía ganas de estudiar, ni de ir a clase, tampoco le apetecía comer nada y menos, verduras… Algo estaba pasando dentro de él y no tenía a su abuelo cerca para preguntarle qué hacer en esa situación. Observó a sus padres. Ellos también estaban tristes. Su padre incluso faltó al trabajo un par de días, lloraba a cada rato y no se movía del sofá. Sus hermanos pequeños estaban tan desconcertados como él. Toda la familia pasó unos días malos. Nadie hizo nada por evitar esa tristeza, nadie le dijo: “no estés triste”, tampoco escuchó “los hombres no lloran” y cuando sus amigos vinieron a consolarle, él aceptó su compañía, sin embargo, rechazó ir con ellos a comprar pasteles cuando se lo propusieron.

Poco a poco, fueron pasando los días, y con ellos, la tristeza. Arturo volvió a tener ganas de estudiar, de reír y de cuidarse, y a su alrededor volvió la normalidad. Por aquellos días, su madre le entregó una carta, se la había dejado escrita su abuelo Arturo, y decía:

Mi querido nieto, ahora que ya no estoy, quiero revelarte un secreto que a mí me costó mucho descubrir: en esta vida vas a encontrarte dos tipos de situaciones, en un tipo verás que tú siempre puedes HACER algo para resolverlas, en el otro en cambio, no podrás HACER nada. En ese caso, lo único que podrás hacer será ACEPTARLAS, y ACEPTAR también las emociones que las acompañen; no luches contra ellas, te acompañaran sólo el tiempo que necesites de su presencia. La buena noticia es que la mayoría de situaciones que te encontrarás en la vida, son del primer tipo. Disfruta de la vida, sin miedo, porque por el camino, aprenderás muchas cosas y cuando también termine tu vida, yo te estaré esperando. Te quiero Arturo. Tu abuelo. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado… 🙂

Si te ha gustado… no dudes en compartir… 😉 ¡y en comentar!

Si estás en Madrid, te dejo los talleres de la semana que viene:

Folleto talleres MAD

Si estás en Múnich, te dejo el calendario alemán:

Folleto talleres MUC


¿Es esta la vida que quiero llevar?

Sí, lo sé, es una “pedazo de pregunta”… 😉

Da vértigo pensarlo… ¿verdad? A un@ se le tambalean los cimientos cuando se hace preguntas así, y sin embargo, a veces, hay que hacerse preguntas así. ¿Cuándo? Te respondo con otra pregunta… ¿recuerdas para qué teníamos emociones? ¿Cuál es su utilidad? Te lo refresco: las emociones son señales, es información importante para ti, a la que tú, de forma racional no estás haciendo caso… amig@, por eso tu hemisferio derecho viene a ayudarte, a veces con insistencia, para que le escuches y HAGAS algo que no estás HACIENDO…

Por tanto, sí, cuando tenemos muchas emociones, intensas y frecuentes – no hace falta estar al borde de un ataque de nervios… ¿eh? Podemos reaccionar antes… 😉 -, es muy posible que debamos en primer lugar cuidarnos, mucho muchísimo, y en segundo lugar, pararnos a escuchar nuestras respuestas a preguntas como esa.

A veces nos pasamos la vida huyendo de nuestras emociones y de preguntas como esa, pero hasta que no hagamos algo con ello, nuestras amigas las emociones van a seguir estando muy presentes y cada vez más. Claro que podemos optar por anestesiarlas, hay un montón de opciones a nuestra disposición: adicciones de todo tipo, medicación a “cascoporro”, distracciones compulsivas sin fin… pero… otra vez… ¿es esa la vida que quiero llevar? ¿Así? ¿Aquí? ¿Con esta relación de pareja? ¿Con un trabajo como el que tengo? ¿Con este tipo de relaciones?…

Un buen comienzo puede ser empezar a programar “citas contigo mism@”, como si hubieras quedado con alguien, lo bloqueas en el calendario y te vas a tomar un café, a dar un paseo o te sientas delante de un papel o de un ordenador; puedes hablar en alto si estás solo, o escribir… Cuando te pongas a ello, deja primero hablar a tus emociones, déjalas salir. Para ello te ayudará responderte a preguntas como: ¿cómo te sientes? ¿Qué ha pasado? ¿Cuánto tiempo llevas así?… Después, cuando estés más tranquil@ empieza a establecer un diálogo con tu parte más madura y racional… ¿has aprendido algo de esto? ¿Qué puedes hacer la próxima vez que pase? ¿Qué te gustaría cambiar? ¿Por dónde podrías empezar? ¿Qué te vendría bien HACER ahora para solucionarlo?

Enhorabuena por dar el primer paso, eres valiente, y merece la pena 🙂

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Madrid, estamos de enhorabuena, pues a finales de mes tengo programados un taller de asertividad (valiosa herramienta donde las haya para mejorar nuestras habilidades de comunicación) y otro de inteligencia emocional (¡qué te voy a contar!). Aquí te dejo más información:

Folleto

Taller Inteligencia Emocional

Si estás en Múnich, tal vez te apetezca pasarte por el taller de octubre: será sobre Asertividad, una valiosísima herramienta para mejorar nuestra comunicación. Aquí te dejo más información:

Folleto

Te dejo también la programación de tallercitos en Múnich:

Folleto talleres MUC

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.


A propósito de coaching

Preparando el taller sobre COACHING del 2 de septiembre… veo que con la llegada de este mes y antes, durante las vacaciones, muchos nos planteamos hacer cambios en nuestra vida: muchos pensamos en hacer algo por nuestra salud, otros queremos dejar de “sufrir” 40 horas semanales… y empezar a hacer algo que tenga sentido para nosotros, profesionalmente hablando, y otros, sentimos que estamos muy solos y queremos hacer algo para salir de este aislamiento, e interactuar con y aportar más a nuestro entorno, por poner solo algunos ejemplos.

Sea lo que sea que quieras conseguir… quizá quieras plantearte utilizar herramientas de coaching para ello.

¿En qué consiste? Coaching es una metodología que se utiliza para trabajar en aspectos que se quiere mejorar o cambiar. Por ej.: conseguir trabajo, emprender, reducir el estrés, desarrollar habilidades de comunicación… o en ámbitos más personales: sentirnos más seguros, mejorar nuestras relaciones, llevarnos mejor con nuestras emociones, cuidar nuestra salud, etc.

Esta metodología cada vez se utiliza más tanto en ámbitos personales como profesionales porque es muy potente. El secreto radica en que permite transformar en RESULTADOS CONCRETOS  a través de la acción las ideas, propósitos y proyectos que tenemos en la cabeza. Porque a las personas nos encanta pensar, planificar, proyectar, hablar de lo que vamos a hacer, pero hacer – hacer, hacemos poco y normalmente tenemos buenas razones: nos falta motivación, no sabemos por dónde empezar, tenemos miedo al cambio o al fracaso…

El proceso tiene 3 fases: Definición de la META, análisis de la situación de partida y la “madre del cordero”…: El Plan de Acción para recorrer la distancia entre tu estado actual y el deseado en la meta.

Se extiende aproximadamente a lo largo de 7 sesiones,  es confidencial e individual. Por otra parte, no es Consultoría, ni Psicoterapia, trabaja de forma concreta, acotada en el tiempo y el proceso se concentra en los detalles relacionados con la META que se ha definido.

En coaching trabajamos con el potencial del cliente (que siempre es mucho mayor del que él cree tener). Como Coaches, más que dar información, lo que hacemos es preguntar, para que el cliente encuentre sus respuestas, que son las que le van a servir a él en el camino que le separa de su META.

Nos apoyaremos en que para conseguir resultados diferentes, necesitamos hacer cosas diferentes, y eso… también nos llevará a sentirnos de forma diferente.

Pues no te cuento más, te dejo también un vídeo muy ilustrativo que he encontrado preparando el taller y si tienes cualquier pregunta, escribe a lolahernandez.coaching@gmail.com, ¡aquí nos encontraremos!

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Múnich, tal vez te apetezca pasarte por el taller del sábado: será sobre COACHING. Más abajo encontrarás información, a lo mejor quieres pasársela a alguien que quiera conocer esta metodología y utilizarla para encontrar trabajo, adelgazar (son los ejemplos con los que trabajaremos), o cualquier otro objetivo que tenga; todavía quedan tres plazas libres. Gracias por ello y… ¡nos vemos! 🙂

Folleto

Más abajo te dejo también la programación de tallercitos en Múnich y en Madrid (de nuevo en SEPTIEMBRE nos vemos por allí con INTELIGENCIA EMOCIONAL y ASERTIVIDAD). 🙂

Folleto talleres MAD

Folleto talleres MUC

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo. ¡Gracias por ello!


To er mundo é güeno

Con este título quiero hacer un pequeño homenaje a Manuel Summers y su película del mismo nombre que en 1982 tuvo un gran éxito de público.

Estamos rodeados de desigualdad, hay niveles escandalosos de corrupción y miseria en las sociedades modernas, el cambio climático empieza a hacer estragos cada vez más difíciles de revertir – me pregunto si nuestros hijos serán los primeros refugiados climáticos europeos – y los conflictos bélicos se han instalado en nuestro día a día…

Sí, el panorama es bastante desolador y sin embargo, hoy quiero poner el foco de atención en una pequeña gran revolución silenciosa que se está gestando, una a nivel individual y otra a nivel colectivo. A nivel individual, quiero destacar el afán solidario que mueve al 80% de mis clientes: es muy frecuente que durante las sesiones de coaching trabajemos en metas que tienen que ver con su afán por reinventarse profesionalmente – top tema hoy en día que tenemos más opciones que nunca a nuestra disposición (aunque eso no siempre juegue a nuestro favor… ¿verdad?). Bien, pues en este proceso, TOD@S señalan la importancia que tiene para ellos desarrollar una actividad profesional con sentido, que tenga un impacto directo en la mejora de las personas y/o del medio ambiente, que aporte y sirva a otros.

Por si pensáis que eso “solo me pasa a mí” por estar dedicada a estas cosas del desarrollo personal, os pongo otro ejemplo: mi marido, que recientemente hizo un cambio de rumbo profesional de 180 º y pasó del ámbito de las tecnologías al de la sostenibilidad, también lo atestigua. Con frecuencia, tiene oportunidad de entrevistarse con personas de este sector, que ocupan puestos en ocasiones de importante nivel organizativo, institucional e intelectual, y transmiten esta misma motivación, este mismo deseo.

Somos muchos los que hemos tomado conciencia en algún momento de lo que Eduardo Galeano definía tan bien en esta cita: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. Lo mejor es que esto es contagioso… 🙂  Y ahí llega la dimensión global: hoy en día las tecnologías están a nuestra disposición para estar más y mejor conectados, comunicados y coordinados que nunca, para que lleguen nuestros mensajes a un número de personas que nunca hubiésemos soñado y a una velocidad que supera con creces nuestras previsiones más optimistas de hace, muy poco tiempo…

Y haciendo uso de esas tecnologías, os dejo un botón de muestra en el que podéis ver como el gran Alejandro Jodorowski le da la vuelta a una entrevista que empezó siendo una provocación, y acabó siendo un ejemplo de amor y de humor 😉 ¡que la disfrutéis!

Te dejo pensando, no sin antes recordarte que si estás en Múnich y eres Mama, tal vez quieras aprovechar la oferta del mes de agosto:

oferta mamas

Por si te apetece pasarte por el taller del próximo mes: será sobre COACHING. Aquí te dejo información, tal vez quieras pasársela a alguien que quiera conocer esta potente herramientas para conseguir perder peso, encontrar pareja o trabajo, por ejemplo. Gracias por ello y… ¡nos vemos! 🙂

Folleto

Aquí te dejo también la programación de tallercitos en Múnich y en Madrid (de nuevo en SEPTIEMBRE nos vemos por allí). 🙂

Folleto talleres

Folleto talleres MAD

Si te ha servido algo de lo que has leído en este artículo y piensas que podría servir también a otras personas que estén lidiando con el tema, te invito a compartirlo.